Conoce nuestros pueblos

La Vall de Boí es un municipio de la comarca de la Alta Ribagorça, en los Pirineos de Lleida. Está formada por ocho pequeños núcleos de población que en total suman unos 1000 habitantes.

Dispone de un entorno natural casi intacto, de gran variedad de vegetación, de especies autóctonas, de ríos, lagos y de un clima de alta montaña muy variado... Así mismo, en el aspecto del patrimonio cultural, la Vall de Boí, conserva en sus pueblos todavía, la estructura arquitectónica y las construcciones domésticas tradicionales que se han ido preservando a lo largo del tiempo, siendo el punto más importante las iglesias románicas, testimonio presente del periodo románico en Cataluña. El Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, el balneario de Caldes de Boí, la estación de esquí de Boí Taüll,  además de las tradiciones, la gastronomía y la artesanía hacen de la Vall de Boí un paraje único para conocer y disfrutar.

Conoce un poco más de nuestros pueblos:

Cóll: 

Habitantes: 37 

Altitud: 1.165 m.

Es el primer núcleo que se encuentra en la entrada del municipio, situado en una gran esplanada orientada a sur y a 3 kilómetros montaña arriba de la carretera L-500. Cabe destacar, a las afueras del pueblo, la iglesia de la Assumpció, románica del siglo XII y consagrada en el año 1.110. Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO el año 2000. Como elemento más emblemático del pueblo, cabe destacar, “la Cruz de Término” de una sola pieza de piedra, que se encuentra en el antiguo camino que iba de Cóll a Vilaller.

Cardet:

Habitantes: 5

Altitud: 1.193 m

Es el núcleo más pequeño del municipio. Igual que a Cóll se accede desde un cruce en la carretera L-500 y se encuentra a 1km montaña arriba. El pueblo se convierte en una preciosa atalaya con una bella panorámica del embalse de Cardet, la zona del Salencar, el valle y las cumbres de la Vall de Boí. Su iglesia románica, Patrimonio de la Humanidad, dedicada a Santa Maria es de los siglos XI y XII y se encuentra en un extremo del pueblo. Tiene algunas modificaciones y ampliaciones del siglo XVIII.

Barruera:

Habitantes: 239

Altitud: 1.096 m.

Barruera es la capital del municipio y en los últimos años se ha convertido en el centro de servicios de la Vall de Boí. El crecimiento de la población se produce a ambos lados de la calle Mayor, el antiguo camino que por el puerto de Gelada llevaba a Senet, y alrededor de la carretera L-500 (Paseo de Sant Feliu). El monumento más emblemático es la iglesia románica, dedicada a Sant Feliu, que fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad el año 2000 y data de los siglos XI y XII.

Durro:

Habitantes: 79

Altitud: 1.395 m.

La población se encuentra elevada sobre el valle de la Noguera de Tor y un poco alejada de las principales vías de comunicación, que era la que subía hacia el Port de Caldes y la que bajaba del puerto de Erta hacia Taüll y Boí. Durro fue una entidad independiente hasta el 1965, año que se agregó al municipio de la Vall de Boí. Hoy todavía, jurídicamente, es una Entidad Municipal Descentralizada junto con el núcleo de Saraís.

Durro conserva un aire rústico y medieval, con un núcleo antiguo abrupto y casas que combinan el aspecto residencial con el ganadero y agrícola. La solidez de las construcciones y los detalles cuidados de la decoración exterior demuestran la prosperidad pasada del pueblo.

Lo más destacado es su iglesia románica de la Natividad del siglo XIII, declarada Patrimonio de la Humanidad. Cabe hacer mención a su torre de cinco pisos de planta cuadrada, con arcos lombardos, y la portada compuesta de capiteles, columnas y arquivueltas. 

En su término se encuentra la ermita de Sant Quirc del siglo XII, declarada también, Patrimonio de la Humanidad, en una colina próxima desde donde se pueden apreciar buenas vistas del valle.

Erill la Vall:

Habitantes: 98

Altitud: 1.246 m.

El núcleo de Erill la Vall se localiza en un rellano, delimitado por un conjunto de estribaciones rocosas paralelas y de gran pendiente, que lo protegen del torrente de Erill.

En el centro del pueblo, está la iglesia de Santa Eulàlia del siglo XI, donde encontramos uno de las mejores torres del valle, esvelta torre de planta cuadrada con seis pisos de altura con la decoración propia del románico lombardo. En el interior podemos ver una copia del grupo escultórico del Descendimiento de la Cruz, el único que se conserva completo del Taller de Erill. Esta iglesia, junto con las del resto del valle, también fue declarada Patrimonio de la Humanidad el año 2000.

Boí: 

Habitantes: 218

Altitud: 1.265 m.

El hecho que el pueblo de Boí ocupa un lugar intermedio entre Caldes de Boí, Erill la Vall y Taüll, quizás pudo motivar el que se li aplicara el nombre que ya tenía el valle. 

Otra curiosidad, es el nombre de la plaza del Treio, que cabe relacionar con el latín Trivium “tres caminos” y que hace pensar en Boí como un nudo de caminos importantes ya en época romana. El castillo, las murallas y la iglesia románica de Sant Joan demuestran que la población mantuvo su importancia durante la época medieval. También cabe mencionar el puente medieval sobre el río de Sant Martí.

Actualmente, Boí es el punto de partida para el acceso al único parque nacional de Catalunya, el Parque Nacional d’Aigüestortes y Estany de Sant Maurici y el núcleo donde se encuentra la Casa del Parque (punto de información y gestión del parque)

La iglesia de Sant Joan, declarada Patrimonio de la Humanidad, es la que conserva más elementos arquitectónicos del primer momento constructivo que se produce en el valle en el s. XI. Destaca el conjunto de pinturas murales que se encontraron en el exterior e interior de las naves, con escenas como la lapidación de Sant Esteve, los juglares y el bestiario, actualmente, reproducidas en el interior de la iglesia.

Taüll:

Habitantes: 266

Altitud: 1.510 m

Antiguamente era el pueblo más importante de la Vall de Boí, conocido como el “portal de la Vall”, ya que todos los que vinieran a visitarla tenían que pasar por el pueblo, el camino del puerto pasaba por Taüll. Esto le dio un crecimiento y una expansión, reflejada en las tres iglesias que tenía.

Situado dentro del valle del río de Sant Martí, está formado per dos núcleos separados por el barranco.

Cabe destacar sus dos iglesias, auténticas joyas del románico, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La iglesia de Santa Maria es el siglo XII, y está en la plaza Mayor. Siguiendo la línea de la arquitectura religiosa del valle, tiene una torre de cinco pisos. Destaca también la construcción con arcos lombardos de los ábsides, y la reproducción del impresionante conjunto pictórico del ábside central, el original del cual se encuentra en el MNAC. Fue consagrada por el obispo de Roda el 11 de diciembre de 1.123.

En la parte baja del pueblo encontramos la iglesia de Sant Climent, consagrada un día después de la de Santa María por el obispo de Roda. Siendo del mismo estilo, y siguiendo también la línea arquitectónica del valle, es la construcción más emblemática del románico catalán. Es un ejemplo románico-lombardo del siglo XII, con arcos lombardos en sus tres ábsides y ventanas de dos y tres arcos. La imponente torre de planta cuadrada es de seis pisos de ventanales separados por frisos de diente de sierra.

De aquí procede un importante conjunto de pinturas murales, de las cuales la más destacable es la escena del ábside central (el original del cual está en el MNAC), consistiendo en un Pantocrator, auténtica joya de arte. Cabe mencionar las pinturas originales que hay en el interior de la iglesia de las cuales destaca la de Caín matando a Abel.

Pla de la Ermita:

Habitantes: 84

Altitud: 1.615 m.

El Pla de la Ermita se creó junto a la estación de esquí de Boí Taüll.

Actualmente, el Pla de la Ermita es un núcleo con diferentes equipamientos hoteleros, apartamentos y servicios turísticos, pensados para las vacaciones familiares en un resort.

Muy cerca del núcleo se puede acceder, siguiendo un caminito, a la ermita románica de San Quirc de Taüll, que fue restaurada en el año 1992.