Los Miradores de la Vall de Boí

Un valle a tus pies

Vistas que nos enamoran

Descubre los lugares que te ofrece el valle para disfrutar de unas maravillosas vistas.

Sentado en un banco, rodeado de montañas, ríos, cascadas, de todo un patrimonio natural y cultural, compartiendo vivencias con la gente que allí habita y observar el emplazamiento de los diferentes pueblos que configuran el valle.

Mirador de la Santeta

A sólo 15 minutos del pueblo de Taüll, recorriendo un resguardado camino que tiene su punto de salida en la iglesia de Santa María, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco desde el año 2000, y de muy fácil recorrido, nos encontramos con el mirador de la Santeta.

Se trata de un camino suave que nos lleva hasta un espectacular mirador de todo el valle, con los pueblos de Boí, Erill la Vall y Barruera al fondo y cerrando el valle y elevado, el pueblo de Cardet. Una mesa interpretativa, le ayudará a reconocer todo lo que está contemplando.

Mirador de les Cuirilles

Desde Taüll a unos 30 minutos del pueblo, encontramos este camino que nos llevará a disfrutar de las vistas del pueblo de Taüll y de la inmensidad de las montañas que la rodean como protegiéndolo, sintiéndonos "Donde los Pirineos tocan el cielo", sentados en uno de los dos bancos que encontraremos.

Mirador del Camí del Pago

Caminar por el camino histórico que comunica los núcleos de población de Boí y Durro, hoy una de las principales rutas de senderistas y runners y que en el pasado, fue testigo del paso de habitantes, arrieros, y de expediciones de gran importancia para en el Valle de Boí.

Hechos históricos como la consagración de San Clemente de Taüll por el Obispo Ramón Guillem de Roda Barbastro o el redescubrimiento del románico por el Instituto de Estudios Catalanes, han transitado por este camino y quizás se han detenido en este mirador para observar el camino recorrido y suspirar por lo que queda todavía por hacer.

Mirador del Tussal de Comú

Saliendo de la plaza de Baix en Erill la Vall, y ante la imponente iglesia de Santa Eulàlia veremos el camino que nos llevará hasta este mirador.

Está situado en un cruce de valles y nos permite disfrutar si miramos al fondo hacia la estación de esquí, de los pueblos de Boí, Taüll y el Pla de l'Ermita. Al norte, el Parque Nacional de Aigüestortes y el balneario de Caldes de Boí y hacia el oeste el pequeño valle que forma el pueblo de Erill la Vall. Un espacio para contemplar la grandeza del valle y relajarse.

Mirador de la ermita Sant Quirc de Durro

Uno de los mejores miradores del valle con respecto a perspectiva, desde donde podremos ver casi todos los pueblos desde una punta a la otra del valle, por su entrada al pie de Cóll o Saraís hasta el embalse de Cavallers.

Además, caminando desde la ermita, a unos 40 minutos, llegamos a otro mirador, el de la Escaleta, que encontraremos siguiendo el camino señalizado por la ruta de la fauna de Durro.